Si no tienes un proyecto, una idea o un sueño que cumplir, no leas este post.

Si no tienes un proyecto, una idea o un sueño que cumplir, no leas este post.

Antes de meterme en faena, quiero agradecer a todas las personas que han compartido en redes sociales, por email y whatsapp durante toda la semana el post que publiqué la semana pasada, 9 Claves para no fracasar en tu vida Agradecer los comentarios y “Me gusta” recibidos y a los agradecimientos y felicitaciones. Esa es la energía y el combustible para seguir escribiendo y como es de bien nacidos ser agradecidos, pues eso, ¡¡Muuuuchas gracias!!

No quiero que pienses mal de mí por el título de hoy. Quizá el hecho de decirte que “No lo leas” te despierte la curiosidad y lo estés leyendo.  Y aunque es una técnica que en ocasiones se suele usar precisamente para que haga el efecto contrario y lo lean, no era esta mi intención.

Mi intención es totalmente sincera, es ser honesto contigo y conmigo, con tu tiempo y con el mío. Si no tienes un proyecto en mente, alguna idea, deseo o algún sueño que cumplir, seguramente estas líneas no tendrán ningún valor para ti. No te van a ayudar en nada. Y estoy convencido, que se te pueden ocurrir mil maneras en las que invertir mejor tu tiempo.

Ahora bien, si a partir de aquí sigues leyendo, es más que probable que te pueda interesar lo que sigue. Habrás oído decir en muchas ocasiones… “Cada persona es un mundo”,  y es así. Cada individuo, tiene su manera de ver la realidad y ante un mismo problema desarrollamos distintas estrategias  y diferentes maneras de resolverlo. No digo que sean mejor ni peor, simplemente diferentes, y todas resuelven dicho problema.

De esta conclusión podemos extraer que cada vez que nos encontremos con obstáculos, si realmente queremos resolverlos, podemos buscar más de una manera de eliminarlos o saltarlos.  O sea, crear diferentes estrategias, usar la que consideremos más adecuada y tener algunas más en la recámara para usarlas si fuera necesario. Traslademos esta misma teoría para desarrollar un proyecto o alcanzar alguna meta.

Piensa en algo que quieras conseguir, puede ser una pequeña meta, (hacer una acampada de fin de semana en la sierra o bajar 5 kilos). Un sueño de mayor envergadura, (Viajar durante 15 días por China) o un gran proyecto (Montar tu negocio, crear 20 puestos de trabajo y obtener unos beneficios netos de 100.000€ al año). Te he puesto varios ejemplos, tú piensa en el tuyo, el que sea.

Y aunque el refrán dice que… “Nadie aprende por experiencia ajena o por mal ajeno”, siempre es útil conocer el camino recorrido por otros y saber que les ha funcionado y que no para poder modelarlos y usarlo en nuestro beneficio. Voy a compartir contigo algunos tips que puedan ser de utilidad para desarrollar tu proyecto o sueño.

  • Si no lo has hecho todavía, visualiza con todo lujo de detalle como sería el resultado final de tu sueño o proyecto.

Lluvia de ideas

Por ejemplo, si es un viaje, empieza a ver cómo lo planificas, a dónde vas, con quién vas, en qué fecha. Visualízate buscando la información, imagina cómo es el avión, desde qué aeropuerto sales, cómo será el aterrizaje. El hotel donde te alojarás, los restaurantes, las comidas, lo que haras cada día, si el destino tiene playa imagina cómo es la arena, siente en la planta de tus pies como caminas descalzo/a por la arena, cómo son las paisajes, las personas que conocerás, imagínalo con todo lujo de detalle. Si tu proyecto es profesional, imagina dónde estará ubicado, cómo será la fachada, su interior, tu despacho, si tu ordemador es Apple o HP. Quienes serán tus clientes,  tus empleados o colaboradores, cuál será tu banco, lo que facturarás, cómo será tu día a día. Etc.

  • Después de visualizarlo en tu mente como si fuera un documental que ves por televisión de cómo has realizado tu  proyecto, escribe el guión del mismo con detalle, anota con quien hablaste, qué le dijiste, que pasos has seguido para conseguir  tu objetivo, cuantos más detalles mejor.
  • Con los dos tips anteriores, has desarrollado lo que conocemos como la visión de tu proyecto. Define ahora el propósito, tu ¿para qué?, ¿Cuáles son los objetivos?, ¿Cuáles los beneficios? y ¿Por qué son importantes para ti? Tener una visión clara y un propósito bien definido y por escrito facilitan y ayudan mucho a la consecución de los mismos.
  • Describe los recursos vas a necesitar para llevar a cabo tu proyecto, anota que coste tendría en tiempo, esfuerzo, dinero, etc. Detalla todo lo que necesitarías y separa lo que ya tienes de lo que debes conseguir.
  • Desarrolla al menos dos formas  o estrategias que tendrías que realizar para conseguirlos.

Ya tienes prácticamente toda la información que necesitas para desarrollar tu sueño, viaje o proyecto, ¿Verdad?. Ahora “hay que ponerle el cascabel al gato”

  • Crea tu cronograma, en él anotas los pasos que tienes que ir dando cada día para realizar tu proyecto y el tiempo que consideras necesario, deja algún margen de tiempo  suficiente para imprevistos, siempre es mejor terminar antes de tiempo, que trabajar con la presión de ir retrasado. Una ves finalizado tu cronograma decide el día de inicio y prepárate para ponerte en marcha.Cronograma

Estos pasos  son los que muchas otras personas han usado para culminar con éxito su proyecto. Úsalos como guía, modifícalos,amplíalos,  hazlos tuyos, se flexible y recuerda que el camino más largo empieza por el primer paso. Si quieres algo, levántate y trabaja para conseguirlo. Seguro que hay millones de proyectos, sueños e ideas encerradas en sus respectivos cajones y nunca verán la luz.

¡Que el tuyo no sea uno de ellos!

Ya me contarás y recuerda tomarte una copita a mi salud cuando estés celebrando la culminación de tu proyecto.

Feliz día, salud y éxitos.

GOMARIZ_firma